Desempolvando el Blog, renovando el hábito.

Desempolvando el Blog, renovando el hábito.

Hola de nuevo a todos, escribo estas lineas después de un largo tiempo sin manifestarme, pero preparando entradas que siempre tienden a alargarse y nunca acaban publicadas  🙁 . No solamente por factores como la falta de tiempo por labores académicas o personales; sino por su largo contenido e intermitencia en su desarrollo que no dejan más que frustraciones y un mal sabor en la boca al saber que en el momento en que retome la entrada, posiblemente ya a aquellas personas a las que había ofrecido mi contenido se habrán olvidado del blog; y el tema o los insumos que había usado en este estarán desactualizados.

Quería disculparme públicamente por mi falta de continuidad en las entradas aún con una planeación que no he aplicado a cabalidad, pero con la fuerte convicción de que en adelante publicare regularmente mas entradas, o por lo menos aquellas a las que les he dejado puntos inconclusos (Aprendiendo algo más que Japonés)(Servidor hogareño) (Un libro más a la humanidad), y abordando nuevos temas que me lleven a usar este sitio no solo como medio de comunicación; sino como medio de estudio, que es uno de los motivos de mi trabajo en estas líneas pero que siempre termino olvidando.

No obstante quisiera apuntar unos cuantos consejos que he encontrado y sintetizado en la web, así como otros más personales para aquellos que se encuentren en la misma situación que yo y les pueda ayudar para iniciar de nuevo el bello trabajo de escribirle lo que piensas, sabes, opinas y hasta das por hecho sin preguntarte por su veracidad a alguien que no conoces pero que sientes cercano al saber que se interesó por tus saberes y conoce tu trabajo.

  • Planear con anticipación cuándo y cuáles contenidos quieres publicar.

    Puede ser que tengas una cierta felicidad al retomar nuevamente el blog, pero no todo se puede quedar justamente en eso, tienes que de antemano tener un listado de temas de los que te gustaría aprovechar su potencial para escribir y poner sobre la mesa tu posición, aportes o lo que se te venga en mente.

    También seria bueno medir cuanto tiempo te lleva escribir una entrada nueva; y partiendo de eso, primero mejorar ese tiempo, ser mas eficaz a la hora de trabajar y evitar distracciones o pausas que nunca te dejaran terminar con agrado. ya con este dato se es mas fácil ponerte una meta de una entrada semanal, tal ves mensual… ya esta en ti.

  • No querer abarcar todos los ámbitos que conlleva retomar el blog a la primera.

    Si bien sabemos que puede ser un poco frustrarte reconocer todos los posibles errores en el contenido de nuestro blog, el método que llevabas usando para su producción o inclusive hasta el aspecto en general de este; entonces quieres cambiar todos estos aspectos en una sola actualización para así dar una nueva impresión, unos nuevos aires, nuevos contenidos y además motivarte para continuar escribiendo.

    Esto puede ser un grave error, porque ya lo dice el viejo y conocido refrán “El que mucho abarca, poco aprieta” te puede suceder como a mi que al iniciar por el listado de cambios, resultas que uno conlleva a otro, que a su vez necesita que otras partes del blog cambien y esto no deja más que desmotivación en nuestra tarea de volver a las publicaciones en nuestro blog.

  • Enfocarse en lo que realmente te interesa y potencialmente le interesara a tus lectores

    He podido encontrar recomendaciones en diferentes sitios sobre los tópicos a tratar en un blog. y como primera medida se aconseja tener un blog sobre un tema en específico; es decir que si en tu caso quieres un blog de Astronomía, tendrás que limitarte a temas sobre cuerpos celestes y sí mucho puedes hablar sobre aspectos como composición química de un asteroide o las leyes físicas que rompe la velocidad de la luz; el más atrevido podría abrir un debate sobre posibles comparaciones de la sociedad líquida de Bauman y el comportamiento de los cuerpos celestes. Estas limitantes con el fin de fidelizar a nuestros lectores pues siempre serán aquellos que están interesados en seguir el tema de su agrado, y esperan encontrarse siempre algo relacionado con ello.

    A mi manera de ver se puede limitar mucho inspiración y creatividad, por monotonía. Ahora bien, esto varía dependiendo de tus intereses y la finalidad a la que esperas llegar con el blog; si tus objetivos son económicos, abarcar cantidad y/o popularidad, o hasta usarlo como medio previo para la anunciación y/o promoción de alguna otra cosa. Si podrías tener en cuenta un blog monotemático o en su defecto en torno a una categoría definida.

    Podrás ver en este lugar que mis aspiraciones temáticas son algo ambiciosas, pero es justamente ahí en donde radica el núcleo de mi blog; haciendo una alegoría de el, es fácilmente comparable con el ritmo que pueden llevar algunos Youtubers que siempre van publicando nuevos vlogs sobre temas que en ocasiones nada tienen que ver el uno del otro, a petición de sus seguidores o de las circunstancias en las que se desenvuelven; en mi caso es a petición de mis conocimientos, porque no busco ni remuneración monetaria, ni aspiro a un gran tráfico mensual, mucho menos popularidad en la red. Simplemente es una herramienta en la que presentó, pero más organizo y afianzó mi entramado de conocimientos y puntos de vista sobre cualquier cosa.

    En ese punto es que hablar de todo un poco puede no ser del todo equívoco, y es seguro que al final aunque reducido, tendrás lectores que están interesados en tus formas de publicar y pensarse un cambio de paradigmas en el mundo de los blogs.

  • Permitirte errores, pero siempre uno distinto.

    Errar es de humanos, y pretender el blog perfecto es utópico, lo cierto aquí es que siempre hay que apuntarle a ir mejorando constantemente y reconocer estos de manera natural; siempre tendemos a resaltar nuestros aciertos y ocultar nuestros errores, más considero interesante también resaltar estos errores para que no solo tu los tengas presentes para no cometerlos nuevamente, sino además para que otros también puedan anticiparlos en sus trabajos.

    Otra ventaja que tiene el dar a conocer tus errores, está en crear un ambiente más fraterno y cercano entre tus lectores y tú. Volviendo a las alegorías me parece acertado compararlo con los conocidos bloopers, nos muestran algo más que el simple resultado final del trabajo, de manera inconsciente se involucra al lector en el proceso de elaboración de los contenidos que al final termina en una mejor aceptación de tus publicaciones y una posición mas de cooperación que de rechazo ante tus actuales y futuros errores.

Ahora si me despido, no olviden que de el otro lado de sus pantallas se les estima y agradece su tiempo dedicado en leer mi trabajo.

¿Que te ha parecido?